Español Internacional

Lengua, dialecto y medios: unidad internacional y variación local

Raúl Ávila analiza en este artículo la creación emergente de una variedad conocida como español internacional o español neutro, que es aquella que utilizan los medios para llegar a la mayor cantidad de gente del mundo hispánico sin problemas de comprensión. El autor ve en este hecho la posibilidad de un consenso de variedades del español más realista y representativo que el estándar académico, y que, además , contribuiría de forma más eficaz a la deseada unidad de la lengua.

Enmarcamos la lectura de este artículo en el debate unidad/diversidad del español, correspondiente al tema 1.

Podéis agregar vuestros comentarios y opiniones

http://congresosdelalengua.es/rosario/ponencias/internacional/avila_r.htm

Además, en este vídeo se explica de forma llana el proyecto del español neutro o internacional

5 comentarios
  1. Claudia dijo:

    Perdón, el comentario iba para este artículo.

    Creo que la RAE debería de recoger más información acerca de los vocablos, tal y como dice el autor del artículo, y, en general, más datos acerca de la palabra. Por otro lado, se supone que los hablantes de una misma lengua deben entenderse (por ejemplo, nosotros deberíamos entendernos con un argentino) pero creo que Raúl Ávila nos ha ejemplificado muy bien que cuando se trata de una conversación en registro coloquial la expresión es muy diferente.
    Finalmente, estoy de acuerdo en que la lengua escrita ayuda a preservar mejor el lenguaje, ya que exige más rigor que la forma oral. Por este motivo también estoy de acuerdo con el papel fundamental de los medios de comunicación como conservadores de la lengua.

  2. Yo sinceramente no le veo el sentido a todo esto. El artículo me parece alarmista y poco fiel a la realidad. Por ejemplo, lo que se dice del andaluz saliendo fuera de Andalucía y dejando de hablar con acento andaluz es trasnochado, en el mejor de los casos. Puede que hace cincuenta años hubiera ese tipo de prejuicios, pero hoy en día es algo minoritario, marginal. No hay que olvidar que si de verdad se tuviese en cuenta el acento para valorar a una persona, difícilmente Felipe González habría sido presidente de España durante 14 años. Ni Zapatero durante ocho, ni Rajoy lo sería durante al menos los cuatro que será. Tampoco Bono habría llegado a ser presidente del Parlamento. No se puede hacer de la anécdota una regla y en España, hoy en día, el acento dialectal está más que aceptado.En este sentido, en los medios de comunicación ha habido una apertura en la última década, de manera que no es nada raro, incluso es muy frecuente, ver tertulianos e invitados, aun presentadores, con diversos acentos regionales.

    Además, la parte en la que se dice que los medios no necesitan de ninguna academia es más que discutible. Es decir, no todos los idiomas tienen una academia, así que desde esa perspectiva sería aceptable, pero si los medios de comunicación respondiesen a algún interés más allá del económico, no existiría esa frase tan célebre de: “cada vez que pones Telecinco, un filólogo muere”. Confiar cualquier materia lingüística a entes privados es de dudosa inteligencia, puesto que, como he dicho antes, son los motivos económicos los que mueven a estas corporaciones. Confiar en su buena voluntad raya en la ingenuidad ilustrada.

    También es debatible que personas de distintas procedencias no puedan entenderse. Misteriosamente entiendo a nuestra profesora, también a varios compañeros que proceden de Argentina o Méjico, y a gente que a lo largo de mi vida he tenido el placer de conocer, algunos de Colombia, otros de Perú, otros de Uruguay o Cuba. Vamos, ¡incluso entiendo a Cortázar! El problema al que aduce el texto es extrapolable a la dificultad de la comunicación intergeneracional, incluso entre distintos estratos sociales. Pero incluso dentro de un mismo país sucede y nadie pone el grito en el cielo porque a las zapatillas deportivas en Andalucía las llamen tenis, en Valencia zapatillas (a veces con el apellido deportivas) y en Cataluña deportivas a secas. Es absurdo poner el acento en el 1% no compartido, cuando el 99% restante es igual. La necesidad de esta supuesta neutralidad está más que neutralizada por el éxito internacional de los culebrones venezolanos, que todo el mundo entiende por idioma, que no por guión. Vamos, durante la dictadura franquista (periodo de cerrazón cultural total y desconocimiento de las diferencias entre distintas variantes linguïsticas del español) Cantinflas era uno de los referentes humorísticos en España y aquí lo entendían tan bien (o tan mal) como en su propio país.

    Y a decir verdad, no solo no estoy de acuerdo en que sea necesario un español internacional, sino que me parece contraproducente. En mi opinión, el camino a seguir es el conocimiento de la diferencia, de la variedad. Sino, ¿a santo de qué haríamos Español de América? Mediante el conocimiento llega la aceptación y el posterior enriquecimiento mutuo. La creación de una suerte de lengua franca comunicativa es tan innecesaria como nociva, ya que las comunidades con menor incidencia, aquellas en donde se hace uso de formas minoritarias, de seguir el ejemplo de esos medios, sufrirán la progresiva asimilación del lenguaje internacional y la consecuente erradicación de su riqueza cultural. Por lo tanto, para estas comunidades significará como una conquista 2.0, una suerte de nueva depuración del idioma propio medio milenio después. Como elemento vertebrador ya tenemos el lenguaje escrito, que es el que es más asimilable por todos, como así han demostrado la ingente cantidad de grandes escritores que ha habido a un lado y otro del charco durante los últimos siglos y que hemos disfrutado los hispanoparlantes sin necesidad de preocuparnos por su procedencia.

    Dicho todo esto, lo que menos entiendo es la finalidad de que prestemos atención a esto. Según lo veo, se trata de iniciativas que poco tienen que ver con la lingüística y todo con la política y el control social.

  3. Creo que el sentido de hablar del Español Internacional radica en ver por dónde pasa actualmente le debate sobre la unidad de la lengua que comienza con la conquista de América; puesto que este debate está a la cabeza del temario hay que pensar esta propuesta dentro de un marco más general; hoy hablaremos de la propuesta unificadora de la Academia y veréis que no tiene las mismas motivaciones que esta, pero sin embargo ninguna se puede separar de factores sociales y políticos, porque la lengua es un hecho social susceptible de ser controlado políticamente. Ello no quita que existan motivaciones lingüísticas, cuando se opta por el seseo en el Español Internacional se está haciendo uso de un parámetro lingüístico. Estoy de acuerdo en que la finalidad de los medios es netamente económica pero como agentes sociales son portadores de “ideología lingüística” y tienen que hacerse estos planteos. Existe, como dices, una apertura hacia la diversidad y también creo que ese es el único camino, pero la tendencia a pertenecer a una misma comunidad lingüística está, a veces, más presente en la mente de los hablantes que en las entidades reguladoras, por algo sancionamos a los medios cuando vemos que “hablan fatal” y nos atrevemos a decir cuáles serían las “formas correctas”. Hoy cerraremos el tema y veremos que en realidad el español, intrínsecamente, está unificado y que no existe graves problemas de comprensión sino una tendencia a la unidad.
    Seguimos…

  4. Claudia Peyrí dijo:

    Yo creo que se refiere más a un acto inconsciente respecto a la afirmación de David: “Lo que se dice del andaluz saliendo fuera de Andalucía y dejando de hablar con acento andaluz es trasnochado”. Por ejemplo, conozco gente que cuando se va de vacaciones a un pueblo, cambia el acento del catalán, igual que un andaluz puede cambiar su acento al hablar con un español que tiene un acento menos marcado de manera inconsciente para adaptarse a la situación.
    Por otro lado, en referencia a la afirmación “cada vez que pones Telecinco, un filólogo muere”, yo creo que está más vinculada a la cultura televisiva de España que al uso correcto de la lengua, es decir, que al público español le gusta la gente chabacana que usa el lenguaje coloquial de la calle porque se sienten identificados. En este sentido, si un producto vende, como es el caso de Belén Esteban (lamentable), se seguirá emitiendo.

    Por lo que hace a la afirmación de David “También es debatible que personas de distintas procedencias no puedan entenderse” y a toda la argumentación siguiente, estoy totalmente en desacuerdo. Creo que el ejemplo que pone Ávila es muy claro. Cuando la gente de una ciudad o de una región habla de forma coloquial, muchas expresiones pasan a ser mucho más idiomáticas. Por ejemplo, yo conozco gente en Valencia y he llegado a tener “problemas” para entender ciertas expresiones. El primer ejemplo es cuando un camarero me preguntó en Valencia si quería el café con la leche del tiempo. ¿Alguien ha oído esta expresión en Barcelona? Yo no la había oído nunca, pero me enteré de que significaba “café con leche natural, ni caliente ni fría”. El segundo ejemplo es que muchos valencianos (todos lo que yo he conocido) usan la expresión “me da palo” como sinónimo de “me da vergüenza”, mientras que todo el mundo que yo conozco de Barcelona usa esta expresión como sinónimo de “me de pereza”. Igualmente, he trabajado con personas peruanos que se referían a la fruta melocotón con la palabra “durazno”, lo que también me confundió en determinados momentos hasta que supe de qué se trataba.

    Finalmente, sí estoy de acuerdo en que no es nada beneficioso el hecho de intentar acabar con las variedades del español, ya que, como bien dice David, son una fuente de enriquecimiento lingüístico importante, pero sí me parece bien que los medios adopten un español “más neutro” para que pueda llegar mejor a toda la comunidad de hispanohablantes.

  5. Gloria dijo:

    Hola,

    Yo estoy de acuerdo con el autor, aunque no veo que haga alarmismo. Simplemente enuncia una serie de cosas que no están en el foco de las reflexiones habituales entorno al idioma, pero eso no quiere decir que no sea del todo cierto. Por experiencia propia os puedo decir que gente que conozco del sur evita hablar con acento e incluso traspasada la frontera andaluza se eliminan del idiolecto muchas variaciones propias del registro oral, por razones sociolingüísticas; es más, a mí me ha pasado que se me ha censurado usar palabras andaluzas (soy descendiente de inmigrantes) por el mero hecho de éstas al registro oral de una variante local del idioma. si eso ocurre en la frontera de Jaén con Murcia, en España, donde supuestamente no existen o no se reconocen problemas de este tipo (no sé qué nombre tiene este tipo de cambio en lingüística) no imagino qué ocurrirá en Guatemala, es decir, en zonas donde existen conflictos entre lenguas. Pero lo que digo no sólo lo hago yo: me quedé muy sorprendida cuando en un Congreso oí a un potentado ministro de la materia en cuestión empezar a hablar con acento jiennense. En público jamás había usado ese acento, con lo cual la cosa me chocó y lo extrapolé a lo que mi entorno y yo misma hacemos instintivamente al cruzar la frontera andaluza. He entendido y siempre he compartido la visión de Laura, por eso me ha sorprendido agradablemente encontrar a alguien que habla sin tapujos sobre el uso político del idioma por parte de los círculos de poder de la sociedad, entre ellos claro está, la Academia. Esto ocurre en España y en todos los países, y hasta cierto punto es normal que sea así. Yo por mi parte reivindico una lengua más viva y apegada a la tradición oral, que refleje los ricos giros de la lengua en el habla popular. Por un lado comprendo la necesidad de que haya una variedad lo más estandarizada posible, pero por otro hay que reconocer que el español oral tiene una riqueza de matices que apena que las autoridades del idioma escrito no tengan en cuenta en sus muy solemnes obras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: